Notas Noticias

La especulación del Gobierno y la paciencia de la CGT

Las posibilidades de que la CGT se mueva con un paro nacional va a depender del Gobierno Nacional y de las respuestas que le de a la central que conducen Juan Carlos Schmid, Daer y Acuña. Todas las demás entidades gremiales piden una jornada de lucha nacional.

La CGT aun se muestra precavida con la idea de realizarle un paro general al gobierno de Mauricio Macri, en pos de conseguir los objetivos que se plantearon en la reunión del pasado 29 en el Ministerio de Trabajo con funcionarios como Jorge Triaca (Trabajo) y Prat Gay (Economía) o Rogerio Frigerio. Los miembros del triunvirato coincidieron en que “la idea del paro sigue latente”.

En las últimas horas, el ministro de economía dijo que con la CGT no se había acordado “absolutamente nada” pero desde la central obrera opinan distinto. La eximición al impuesto es un poroto que Prat Gay asume como propio y el bono de fin de año quedará en manos de casa sector empresario, municipal y provincial, dependiendo cuales sean las posibilidades económicas de cada uno. La CGT se quiere garantizar que, desde la administración nacional, se envíe una orden para pagar a los trabajadores una compensación de, al menos, 2.000 pesos como paliativo de la inflación creciente, aunque esto último el gobierno esté en desacuerdo. El pago a los jubilados y a los que tienen asignaciones parecería estar asegurado, pero con la insistencia que esto no es un pedido sindical sino una iniciativa oficial, “lo estamos considerando y seguramente lo vamos a hacer, ” sostuvo Prat Gay, pero también aclaro que será para los “más vulnerables y en los que menos tienen”. “El Gobierno está para atender a los 40 millones de argentinos y no sólo a los 6 millones de afiliados que tienen los gremios con, por ejemplo, un cambio brusco en Ganancias”, cerró.

En las últimas horas, el ex secretario general de la CGT, Hugo Moyano, le pidió a la gente que tenga prudencia, intentando bajar decibeles a la posibilidad concreta de llevar adelante una medida de fuerza. Por su parte, Héctor Daer y Carlos Acuña, miembros de la conducción de la CGT Unificada, relativizó la idea del paro, siendo que la chance esta en tanto el gobierno no de respuestas, “si las da, no hay porque llevar adelante un plan de lucha”.

Por otro lado, desde las diferentes centrales, como la CTA de Yasky, y específicamente su secretario general, afirma que “la CGT le pone la vara muy baja al gobierno, “Está claro que hay que ir al paro”. Pablo Micheli, líder de la CTA Autónoma, ya había llamado a las dos centrales (CTA de los Trabajadores y CGT) a convocar un paro nacional: “desde esta CTA Autónoma llamamos a los compañeros de la otra CTA y de la CGT a convocar con urgencia a un paro general en la unidad de acción.