• Cientos de gremios y organizaciones plantearon respuestas a la expropiación de Vicentín

    Distintas organizaciones gremiales, sociales y políticas adherentes a la intervención de Vicentín plantearon respuestas a muchas preguntas que la Sociedad cuestiona en relación a la decisión de Alberto Fernández de expropiar la empresa.

    Ya fue de público conocimiento el apoyo por parte de las diversas organizaciones gremiales, políticas (en su mayoría) y sociales a la decisión del Gobierno en avanzar sobre el control de la empresa cerealera Vicentín. Estas entidades publicaron este domingo el Manifiesto por la Soberanía, el Trabajo y la Producción.

    Según ellas, esto pone en discusión el modo en que la Argentina debería “salir de la crisis económica y social que vive”. “Si queremos un país en el que siga creciendo la concentración y extranjerización de sectores estratégicos para el pueblo argentino, como el agroalimentario, o si queremos un país en donde el Estado intervenga en actividades clave para el desarrollo productivo argentino”, plantean en el comunicado que se adjunta a esta nota y que, además, plantea algunas respuestas a diversas preguntas.

    ¿Cómo llega Vicentin a la situación de cesación de pagos?

    Vicentin es uno de los conglomerados agroindustriales más grandes del país. Tiene el privilegio de estar entre los 10 principales exportadores de la Argentina y ser el sexto exportador agroindustrial. Sin embargo, la cooptación de la empresa por la especulación financiera, fuga de capitales y salvatajes fraudulentos con dinero público durante el gobierno de Cambiemos la llevó a la ruina financiera. Un caso inédito para una empresa líder del sector productivo más rentable de la Argentina.

    El macrismo alimentó su vaciamiento planificado con fondos públicos del Banco Nación y Banco Provincia otorgando subsidios (disfrazados de crédito).

    ¿Por que intervenir Vicentin?

    Con la intervención que establece el Decreto presidencial 522/2020, el Estado frenó el proceso de extranjerización, permitió la conservación de 7000 puestos de trabajo y resguardó el patrimonio de una empresa estratégica para el desarrollo de nuestro país.

    Esta decisión política nos permitirá tener una empresa testigo que genere precios de referencia. Las Exportaciones de Vicentin SA de Harina de Soja y de Girasol cubren la demanda de todo el mercado interno, mientras que las de Aceite de Soja y de Girasol cubren el 30%. Su capacidad de molienda y almacenamiento permite regular precios y garantizar el abastecimiento de ambos productos.

    El control estatal de Vicentín es la única manera de salvar a la empresa y a los puestos de trabajo de la destrucción en manos del capital financiero.

    Una conducción pública de Vicentin, con eje en la Soberanía Alimentaria, permitirá recuperar la capacidad del pueblo argentino para asegurar el abastecimiento interno de aceites y harinas a precios razonables con equilibrio económico, social y financiero. Y puede convertirse en un actor fundamental para blanquear el comercio de granos y desbaratar prácticas de triangulación de exportaciones orientadas a eludir la carga tributaria.

    El Capitalismo de la especulación financiera y de mucha riqueza en pocas manos solo trajo pobreza y más miseria para nuestro pueblo. La unidad, el trabajo y el inicio de un camino de la recuperación de la soberanía nacional son el camino para salir de esta profunda crisis económica y social, y construir un futuro digno para todas y todos los argentinos.

    Más en Sonido Gremial

    • 1
      Share