• El paro universitario logró que Finocchiaro los convoque a paritarias

    La Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) no comenzó las clases y puso sobre el tapete las promesas adeudadas por el Ministerio de Educación. “Es un triunfo de la movilización que Finocchiaro haya comprometido a convocarnos”.

    Luego del paro que realizaron los educadores universitarios con un acatamiento superior al 90 % en todas las casas de altos estudios del país, recibieron noticias desde el Ministerio de educación.

    Finalmente, y por primera vez en el año, el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro prometió una convocatoria a paritaria para la semana próxima.

    La Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) junto a los demás gremios y representaciones estudiantiles exigieron en el Palacio Pizzurno una audiencia con carácter de urgente que permita discutir la crisis presupuestaria que viven las universidades públicas y los reclamos salariales de más de 150 mil educadores.

    Carlos De Feo, Secretario General de CONADU  declaró que “La medida de no inicio tiene una aceptación muy importante entre los docentes, que demuestra el malestar que hay no solamente por la cuestión salarial sino también por el ajuste presupuestario que están sufriendo las universidades públicas”.

    Y agrego, “es un triunfo de la movilización que hoy el ministro Finocchiaro haya recibido nuestra solicitud de reunión y que se haya comprometido a convocarnos en estos días”.

    El Ministerio de Educación no convocaba a paritarias desde el 13 de mayo pasado. En aquella ocasión ofertó un incremento salarial de un 15% distribuido en cuatro cuotas, sin cláusula gatillo, lo que fue rechazado unánimemente por parte de los gremios.

    El acuerdo paritario del año pasado venció el 28 de febrero, y las y los docentes siguen cobrando el mismo sueldo que en 2017 más un insignificante 5% que el gobierno otorgó de manera unilateral “a cuenta de futuros aumentos”.

    El reclamo también apunta al ajuste que están recibiendo las universidades frente al anuncio del gobierno de un recorte superior a los tres mil millones de pesos. E hicieron hincapié en la demora en el envío de las partidas mensuales del Presupuesto Universitario votado por el Congreso para el 2018 ($103 mil millones). Considerando que casi el 90% del presupuesto se destina al pago de salarios, la quita supone una afectación de un 23% de los fondos remanentes para funcionamiento del conjunto del sistema.

    En este contexto, la CONADU  decidió un plan de acción que continúa con el siguiente cronograma:

    • 6 de agosto: NO inicio de clases hasta definición del Plenario.
    • 10 de agosto: Plenario de Secretarios y Secretarias Generales para evaluar la medida de fuerza.
    • Movilización universitaria conjunta, con fecha a definir.

    Las exigencias son:

    • Aumento salarial del 25%
    • Cláusula gatillo de actualización por inflación
    • Jerarquización salarial del CCT
    • Recomposición del Nomenclador
    • Garantía salarial
    • Regularización de docentes contratados y ad honorem
    • Fondos de capacitación docente
    • Programa PROFITE
    • Plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo
    • Mayor presupuesto para la universidad, la ciencia y la tecnología.