• La OIT Argentina elaboró un mapeo sobre las regiones con más riesgo de trabajo infantil

    La oficina de la OIT en la Argentina, elaboró un minucioso mapeo con las regiones con más riesgos de contar con trabajo infantil. El estudio se realizó de manera amplia, en cada provincia y departamentos. Misiones es la provincia con más trabajo infantil: 8%.


    La Organización Internacional del Trabajo, conjuntamente con el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación de la nación y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe –CEPAL- elaboraron un estudio y estadística sobre las regiones con más riesgos de tener Trabajo Infantil–y lo volcaron en un mapeo territorial provincial y departamental. Lo denominaron Modelo de Identificación del Riesgo de Trabajo Infantil (MIRTI).

    El estudio fue realizado en 511 departamentos (localidades, ciudades o comunas) y que arroja un riesgo promedio del 6,54% y destaca la escolarización “como un factor de protección destacado”. El trabajo se concluyó en un documento por provincia, más la Ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires y uno a escala nacional con los diagnósticos precisos de cada región.

    “Es un año en el que celebramos el 50 aniversario de la oficina de la OIT en Argentina, pero a su vez coincide con el 30 aniversario de Convención sobre los Derechos del Niño, dos fechas muy importantes para la organización”, indicó Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la OIT Argentina, durante la presentación de estos documentos. “La trayectoria aplicada a la importancia de preservar a los niños y adolescentes del trabajo infantil muestra el compromiso constante que tenemos para buscar nuevas alianzas, reafirmar proyectos y estudios, además de consolidar políticas públicas”, señaló el brasilero.

    Por su parte, desde la cartera laboral (que prontamente volverá a adoptar rango ministerial, Graciela Guzmán, secretaria de Promoción, Protección y Cambio Tecnológico, subrayó: “Este insumo es una herramienta concreta para poder ver dónde podemos actuar y dónde podemos mejorar a través de políticas públicas aplicadas, queremos agradecer a la oficina argentina de la OIT, que desde el día uno nos ayudó a realizar estas herramientas tangibles para erradicar el trabajo infantil y controlar el trabajo seguro adolescente”.

    Uno de los datos que surgen desde el estudio, es que las regiones con más trabajo infantil “se caracterizan por tener mayor porcentaje de población rural”. Es por este motivo que la oficina argentina de la OIT puso en marcha a principios de 2019, “Offside: ¡marcando la cancha!”, un proyecto dedicado a vulnerar el trabajo infantil en el sector agropecuario.

    Resumen de lo comunicado por la Oficina de la OIT Argentina:

    Más de 50 departamentos del país con alto riesgo

    A escala nacional el mapeo logrado a partir de datos de la EANNA 2016-2017, del CENSO 2010, del Ministerio de Educación y de ANSES (2018), sumado a la metodología OIT-CEPAL, muestra cifras significativas. En principio, entre los 511 departamentos analizados, existe un riesgo promedio para Argentina del 6,54 por ciento. Uno de cada diez, es decir un total de 51 departamentos, alcanzan un riesgo alto, mayor al 8,8 por ciento.

    Algunas observaciones del modelo sobre el riesgo de trabajo infantil y adolescente en el país: es creciente con la edad de niñas, niños y adolescentes (NNyA); es mayor en los varones y aumenta para NNyA en hogares cuyo jefe es asalariado no registrado o trabajador no asalariado en zonas urbanas. El informe también señala que el nivel de escolaridad del jefe del hogar, la asistencia a la escuela y la cobertura de salud son los principales factores de protección.

    “Los departamentos de alto riesgo a nivel nacional se caracterizan por tener una mayor proporción de hogares con necesidades básicas insatisfechas”, explicó Ponce, con referencia a familias con al menos una privación relacionada con la vivienda, condiciones sanitarias, hacinamiento, asistencia escolar y capacidad de subsistencia. “Por otra parte, tienen la mayor proporción de población entre 0 y 17 años sin cobertura de salud”, precisó el especialista de la OIT, quien agregó: “Los departamentos de riesgo alto exhiben la mayor proporción de población entre 12 y 17 años que no asiste a la escuela. En estos departamentos también se presenta un nivel crítico en el ICSE –índice que clasifica unidades geográficas en función de la vulnerabilidad social– y una mayor proporción de población entre 3 y 17 años en esas condiciones”.

    En los departamentos de alto riesgo, es un poco mayor el porcentaje de NNyA cubiertos por la Asignación Universal por Hijo (AUH), acaso relacionado con el porcentaje de hogares con jefe asalariado no registrado en esos territorios. Sin embargo, la diferencia de cobertura de la AUH no es tan significativa entre departamentos según riesgo, como sí lo es la diferencia entre la proporción de hogares con jefes asalariados no registrados. En este sentido, deberían fortalecerse las políticas públicas en relación con la cobertura de la AUH, la formalización laboral de los adultos y la retención escolar.

    Descarga el estudio completo en este link: 

    Más en Sonido Gremial