• [Opinión] Paritaria Docente: ¿Violencia?

    *De Sonido Gremial

    Una mentira más del Gobierno. Una más de las que se iniciaron en la campaña del 2015, cuando el entonces candidato de Cambiemos decía que en su presidencia la inflación no iba “a ser un desafío”. Cuando le preguntaron en una entrevista si continuaría el Futbol para Todos y él, seguro de sí mismo, contestó: “Sí, pero sin política”. Casualmente junto a él se encontraba María Eugenia Vidal, la actual gobernadora de Buenos Aires. Respondió así con supuesta inocencia porque acto seguido dijo: “El futbol nunca fue un lugar de la política”, cuando el planeta entero sabe que el deporte más importante del mundo fue, es y será, un hábitat especial para la política. Ni mencionar el slogan “PobrezaCero” ni el impuesto a las ganancias ni los más de 250 mil despidos en el sector público y privado (siendo generoso con la cifra) y la caída libre de la industria en la Argentina, pero…

    …volviendo a los docentes. Miguel Díaz, secretario general de Udocba, se mostró enérgico con un tono de voz poco elegante, sí, quizás no fue la entonación que se utiliza en la presentación de una pareja a la familia un viernes a la noche, pero también es la reacción acumulada de un grupo de gremios que desde hace años, especialmente los últimos, fueron socialmente bastardeados por otro grupo de funcionarios encabezados por Vidal, que los acusaron de extorsionadores y de esperar a último momento para frenar los inicios de clases. Al lector: ¿sabe qué? Los docentes no fueron quienes retrasaron el inicio de clases: fue el Gobierno estirando una paritaria y dejando para último momento la negociación con una de las aéreas más importantes de un país el cual está sumergido casi en un 40 por ciento de pobreza y en parte, es a causa de la falta de políticas de estado que incrementen la calidad de las educación argentina. Por culpa de los magros salarios, de la infraestructura  deplorable, de los programas educativos de poca calidad, de los cambios constantes y la falta de un proyecto a largo plazo, entre otras cosas: eso, lo cambia la política, no el sindicalismo.

    Díaz se mostró algunos casilleros por fuera de la tranquilidad con la que generalmente se lo conoce, pero en ningún momento fue violento, en ningún momento golpeó una mesa o insultó a alguno de los funcionarios ni amenazó. Pidió que se queden los medios, Lacunza y Zinny no querían. Los docentes exigían que desde el Ejecutiva se dijera públicamente cuál es la propuesta formal de Vidal, porque la realidad es que luego, la comunicación desde La Plata parte deficitaria y se informan números que nunca existen y se sostiene que la negativa es docente. La televisación de la paritaria hubiese dado final a las especulación, pero vaya uno a saber porque el Gobierno no quiso. Díaz insitía en que la sociedad debía conocer en directo que pasaba allí dentro: “Así fue el 25 de Mayo de 1810”. “Haganlo, son Gobierno, los va a mejorar como personas”.

    Ahora resulta que subir un punto el volumen de la voz es más terrible que convocar a los docentes para elevar en decimales una propuesta paritaria como fue en varias oportunidades en 2018, es llamar a una mesa técnica salarial para decir nada y luego cerrar la puerta hasta febrero próximo, a días del comienzo de clases. Violencia es maltratar a una maestra arrebatándole el folleto y dejándola hablando sola cuando explicaba la situación de sus colegas en buenos términos. Violencia es mentirle a una sociedad, demonizar a los educadores y decir que ganan más de 20 mil pesos cuando un trabajador del rubro, comenzando en la provincia de Buenos Aires con algunas horas, tiene un salario básico de 12 mil pesos, aproximadamente. Cifra reconocida por el ministro de educación, Sanchez Zinny, en 2017.

    En la apertura de las sesiones ordinarias en la Legislatura bonaerense, en 2018, Vidal dijo que los salarios docentes nunca perdieron poder adquisitivo durante su gestión. En la actual paritaria, estuvieron 16 puntos por debajo de la inflación que midió el Indec, mientras el presidente dijo que les está costando más de lo que imaginó.

    Violencia es la caída sostenida de la industria, el cierre de miles de Pymes y los despidos masivos. Cuando dicen que violencia es mentir, es así. Violencia no es levantar el tono de voz, violencia es mentir y violencia es que un niño, niña y/o adolescente tenga hambre.

    Más en Sonido Gremial