• Mujeres profesionales del sector sindical y político buscan ser líderes en administración de obras sociales

    🔵World Salud es una administradora de obras sociales sindicales que es liderada por mujeres gremialistas, empresarias y políticas🔴

    Marisa Pérez es la cara visible de un plantel de mujeres que en su gran mayoría posee ADN sindical, también político pero que a la vez, contiene conocimiento empresario en varias de ellas. Pérez es administradora de Obras Sociales e irrumpió en el universo sindical desde World Salud.

    Recibe a Sonido Gremial en las oficinas de Recoleta, y se negó de manera rotunda a realizar la entrevista si no era con la presencia de todo su equipo presente. Entran alrededor de 15 dirigentes y explican el desarrollo y génesis del emprendimiento.

    World Salud dedica su trabajo y experiencia a la administración de obras sociales. Actualmente gestiona la entidad sanitaria del Sindicato del Plástico pero agrupa un equipo capaz de ampliar el horizonte y su cobertura.

    Marisa Pérez, junto a todo su equipo de profesionales, entrevistada por Sonido Gremial

    SG: Marisa, ¿Dónde estamos y a qué se dedican?

    MP: Estamos en nuestras oficinas. Somos un grupo de mujeres, la mayoría sindicalistas, otras políticas y profesionales. Todas profesionales y armamos un sistema de salud diferente para obras sociales y compuesto solo por mujeres. Tenemos una auditora que tiene más de 30 años en el mercado, es Débora, que me acompaña, Karina, que es la kirchnerista nuestra (entre risas), porque acá vas a encontrar a radicales, kirchneristas, peronistas, del Pro; acá vas a encontrar de todo.

    SG: ¿Cuánto cuesta mantener una obra social, y no en factor monetario? ¿Cómo se administra?

    MP: El gran problema que tienen las obras sociales es que tienen gerenciadoras, que son empresas privadas de las cuales ellas hacen su negocio especialmente para sacar un rédito. Las administradoras hacemos otro sistema. Nosotras tenemos que administrar el dinero de la obra social y darle el mejor servicio al afiliado. Tenemos auditores y las gerenciadoras no los tienen. Si yo hago un gasto que no corresponde, la obra social puede pedirme un informe. El negocio existe en la Salud, pero no se puede hacer negocio con la Salud. Lamentablemente se ha hecho mucho negocio, y por eso estamos padeciendo lo que padecemos ahora. Después de una pandemia que nos encontró muy débiles, nos llevó a cambiar el sistema de salud. Hay obras sociales que aceptaron las administraciones y hoy están trabajando mucho mejor y con mejor servicio. Esto quiere decir que cambiamos todo el sistema de prestación. Tenemos las mejores clínicas. Las clínicas que tenían las prepagas antes que las obras sociales no podíamos tenerlas, hoy las tienen. Así que mantenerlas es muy difícil. Igual tenemos la ayuda siempre del Estado, no hay que olvidarse, porque la gente se olvida que el Estado ayuda mucho a las obras sociales.

    Marisa Pérez se identifica con el peronismo, pero reúne en su plantel dirigentes de diferentes ideologías

    SG: Y viceversa. Existe un desconocimiento grande sobre las obras sociales sindicales. Hay una mala palabra que es “sindicalista”. El dirigente sindical, la mala, fea, corrupta y lo que no sabe es el aporte que hace el sindicato y la obra social sindical hacia la sociedad. Me parece que está poco comunicado.

    MP: Creo que hay mala información en general en la política. No solo en el sindicalismo. Hay una visión muy errada del sindicalista. Es un laburante que llegó a eso gracias al sacrificio y al apoyo del resto de sus compañeros. Contarle las costillas no corresponde. Yo al menos, hoy estoy representando a un gremio que el secretario general ofrece mucho de sus afiliados (Plástico).

    SG: El sindicato actúa como un micro Estados. Dan Salud, recreación, turismo, educación, formación, es responsabilidad de ustedes llegarle a la sociedad por ese lado.

    MP: Te digo la verdad, con los años que tengo en esto, se tiene que aggionar un poco el sindicalismo. No podemos tirar mucho de la soga porque se puede cortar. No existe sindicato si no hay un empleador. Entonces considero que todo ha cambiado y eso también tiene que cambiar un poco. Yo sé que el sindicato da mucho, las obras sociales dan mucho y dan mucho más que las prepagas. Es malo encuadrar a la gente con la corrupción. La ignorancia y la mediocridad hace que la gente encuadre eso. No saben las internas, es muy fácil hablar de los demás sin ponerse en los zapatos de esa persona. Creo que es lo que está pasando con el sindicalismo, con la nueva generación, porque la generación nueva, hay muchos militantes y la generación mía somos más políticos (comenzó su carrera en 1983). Con lo cual la política, como digo yo pone los dos lados de la mejilla. El militante no, va por todo, tanto de un partido como de otro, a veces no comprende al sindicalista, no comprende el sacrificio que hace el sindicalista para que su gremio tenga lo que tiene. Pelear una paritaria es muy difícil. Hay gente que es más dura, corta calles, corta empresas, pero esa gente que es más dura y corta calles y empresas, son las que más pelean en el momento de la paritaria. Y si vos lo analizas vas a ver que es el gremio que mejores sueldos tienen. El que no hace nada, no corta calles, no corta empresas, tampoco pelea un buen sueldo.

    SG: La pandemia ha dejado en rojo a todas las obras sociales. Más aún en el rubro medicamentos con los altos costos.

    MP: Los incrementos fueron terribles. Esa es la realidad. El incremento de la medicación hoy está alrededor del 4% mensual.

    SG: Más que la inflación.

    MP: Todo en Salud es más que la inflación. Yo tengo que hablar de lo que estoy administrando, aunque las chicas acá saben y son participes porque esto existe gracias a que cada una de ellas sabe administrarlo y son profesionales. Esta obra social se encuentra bien financieramente porque tomó la decisión de una administración. Otras la están pasando complicada. Pero lo más difícil viene ahora. Post pandemia. La demanda contenida de salud, de ese año y medio, más la demanda contenida de antes, está explotando hoy. Un turno no lo tenes de acá a 3 meses. Si necesitas un quirófano está colapsado porque la gente salió a cuidar su salud. Antes cuidó su vida, dos cosas diferentes. Cuando vos cuidas tu vida, no cuidas tu salud. Todos cuidamos nuestras vidas, porque no sabíamos quien era nuestro enemigo, hoy tampoco lo sabemos. Sabemos que tiene un nombre, Covid, y nada más. Yo creo que nosotros vamos a tener que volver a resguardarnos porque cuando venga el invierno, este Covid -que vino para quedarse, al igual que los barbijos- va a colapsar el sistema de Salud. Los hospitales nos ayudaron mucho, pero también están abandonados. No tenemos el sistema de Salud que uno quisiera para un hospital.

    SG: Estamos hablando de obras sociales en la Ciudad de Buenos Aires, epicentro del país. ¿Qué le decís a la administración, gerencia o conducción local de un sindicato de Formosa, Jujuy o Tucumán? Lugares donde es mucho más dura la situación.

    MP: Ellos la pasaron mucho más duro que nosotros. Pero armaron un sistema diferente. ¿Sabes que hicieron? Ellos se asociaron con los hospitales. Usaron el Estado lo máximo que pudieron. Pero no gratis. La gente cuando dice “yo voy a un hospital, la obra social me saca la guita, ustedes no pagan”. No es así. El hospital nos factura a las obras sociales y las obras sociales pagamos eso. Entonces ir a un hospital no quiere decir que no lo paguemos como obra social. Si la persona que va al hospital no tiene ninguna cobertura médica, obvio que lo paga el Estado, pero el que tiene cobertura médica, en cuanto entra a la pantalla y ve que tenes una obra social, te lo facturan. Y te lo facturan igual que cualquier clínica. Marche preso, porque la factura es factura, y la tenes que pagar. Muy pocas veces te dejan auditar. El interior la pasó mal, también sé en los años que tengo en este rubro que la gente en el interior es un poco más sufrida, no va mucho a los médicos. No hace tanta prevención. Viven el día a día porque nadie los acompañó. Vamos a hablar de cualquier política, no en alguna en especial. En general no los han acompañado, tanto como a la provincia de Buenos Aires. Es muy lindo hablar, es hermoso, hay gente que habla bellísimo y endulza los oídos, pero los hechos son los que te demuestran la realidad.

    SG: ¿Qué te pasa cuando escuchas: “Van por las obras sociales”?

    MP: Me da mucha bronca y no puedo creerlo. Como peronista que soy, que compañeros nuestros digan eso, no lo puedo creer.

    SG: ¿Por qué?

    MP: Porque considero que cuando alguien dice voy por algo, voy por algo para mí. No pienso en el resto, en los compañeros, en los afiliados, en el pueblo. Pienso en mi economía y hoy estoy necesitando de tu dinero para yo mantenerme.

    Marisa Pérez. World Salud

    SG: ¿Qué características reúne tu equipo de trabajo?

    MP: Tiene muchos años en Salud. Es gente idónea, pero sobre todo, buena gente. Primordial. Acá es una unión, con cualquiera de las que vos quieras hablar, somos muy unidas, somos una familia. Nos defendemos y nos cuidamos. Nos atacan cuando no autorizamos algo, cuando debitamos, porque las clínicas quieren hacer negocios con las obras sociales, sino cómo se mantienen. Nos atacan en cada sector y a cada una que nos atacan, salimos todas a cuidarnos y defendernos.

    SG: Si tuvieses la posibilidad de pararte frente a la sociedad entera y defender el sistema de las obras sociales sindicales, ¿Qué dirías?

    MP: Que no hay mejor prestación que la que viene de la obra social. Que la gente tendría que estar afiliada a obras sociales. Todas en general. Que en algunos casos hay malos administradores, entonces eso hace que la gente tenga una mala imagen.Como cuando te dicen “la banana engorda”. ¡No!, la que engordo soy yo, no la banana, es lo mismo.

    La política no es mala, es muy buena cuando se usa realmente. Yo no puedo hablar de ninguna obra social. Para mi son todas excelentes. Todos los compañeros secretarios generales de diferentes gremios son buena gente. No me gusta la grieta, porque no piense o actúe como yo no creo que yo tenga que provocar una grieta. Y si hay que construir, sobre los hechos, no sobre las palabras. Los políticos quieren construir sobre palabras y no sobre hechos.

    SG: ¿Qué le vas a dar a la conducción u obra social que quiera hacerse del servicio de World Salud?

    MP: Afortunadamente, son muchas obras sociales que quieren que las administremos. Primero somos personas con mucho criterio. Hasta que una obra social no esté bien encaminada, no agarramos otra obra social para incorporarla al sistema de administración. La administración es compartida con el presidente de la obra social. Si a vos no te gusta algo, hay que cambiarlo. Tenemos que administrar y es muy importante. Las mujeres somos grandes administradoras. Administramos las casas, educamos a los niños, trabajamos, hoy estamos empoderadas porque todas salimos a trabajar a la par que nuestros compañeros, entonces qué mejor que te administren mujeres que saben cómo administrar con lo poquito que entra a la casa y nunca falta un plato de comida. Siempre se la rebuscan. Acá en Salud, te damos el mejor sistema con el dinero que te ingresa, no te hacemos gastar de más. Lo justo. Que el afiliado tenga lo mejor, siempre damos lo mejor. Eso lo pueden comprobar. Mantenemos que la palabra es linda, pero vayan a los hechos y ustedes lo evalúan.

    Imágenes: Sonido Gremial

    Más en Sonido Gremial